Socios Protectores

Son los médicos colegiados que mediante el pago voluntario de las cuotas establecidas, aportan los recursos necesarios para el desarrollo de las actividades fundacionales.

También el personal empleado de plantilla de cualquier colegio provincial de médicos, del Consejo General o de la Fundación, siempre que éstos hayan decidido voluntariamente pertenecer como asociados de la fundación y pagar las cuotas correspondientes.

La Fundación puede contar con ayudas y subvenciones públicas o privadas de personas físicas o jurídicas, así como por cualesquiera cuantos bienes y derechos cuya adquisición permita el ordenamiento jurídico tales como herencias, legados, donaciones, etc.