Saludo del Presidente de la Fundación

 

Estimados/as amigos/as:

D. Serafín Romero Agüit

La Fundación para la Protección Social de la OMC se constituyó como Patronato en 1917. Representa uno de los legados más valiosos que los actuales miembros de la profesión médica ha recibido de manos de todos aquellos colegas que nos han antecedido y que han hecho posible hasta hoy día el ejercicio de la misión para la que nació: atender y dar respuesta de forma integral a los miembros de la profesión médica y sus familias con necesidades especiales de protección social.

El compromiso solidario de los socios protectores de la Fundación, los médicos colegiados de toda España, ha permitido articular un sistema propio de protección social, complementario del sistema público, que se ha mantenido durante estos 100 años como modelo de autonomía, transparencia y eficacia en su funcionamiento y gestión.

La Protección Social tiene como ejes principales la atención a las necesidades más básicas de la vida diaria garantizando al beneficiario unos niveles de suficiencia y dignidad. En este sentido, la Fundacion cuenta con un consolidado Programa de Protección Social que anualmente el Patronato se esfuerza por actualizar y adaptarlo a las necesidades existentes en la población médica mediante la incorporación de ayudas, servicios y otras acciones orientadas a promover el bienestar y la calidad de vida de sus beneficiarios en ámbitos como el de la educación, la atención a las necesidades de conciliación personal, profesional y laboral, la promoción, protección y prevención de la salud o la promoción del empleo médico.

Aunque por trayectoria y volumen de actividad esta es una de las fundaciones más antiguas e importantes de nuestro país, su labor no es suficientemente conocida entre el colectivo médico en particular y la sociedad en general. Darla a conocer entre las nuevas generaciones de médicos que se van incorporando a la profesión es uno de los objetivos prioritarios que orienta el trabajo del actual Patronato, con el fin de asegurar su sostenibilidad y legado a las generaciones venideras.

En el horizonte de futuro se vislumbran nuevos retos a los que la Fundación deberá ir dando respuesta con una visión amplia, flexible, moderna y sostenible de la protección social, sin perder el espíritu de solidaridad que la inspira y justifica. Entre estos retos destaca el de idear y aplicar nuevas fórmulas y estilos de comunicación y relación con sus socios protectores, con los beneficiarios, con los colegios de médicos y con el entorno social en general. Incorporar las nuevas tecnologías de la comunicación de forma eficiente y eficaz es un esfuerzo continuo por el que apostamos los que actualmente tenemos la responsabilidad de estar al frente de esta Fundación.

                                                        

Atentamente,                                                        

D. Serafín Romero Agüit
Presidente Fundación para la Protección Social de la OMC (FPSOMC) y del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España (CGCOM)