Difundir las ayudas de protección social entre los más jóvenes, principal reto de los Colegios de Médicos gallegos

El Consejo Gallego de Colegios Médicos celebró este sábado, el acto conmemorativo del centenario de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC) en Santiago de Compostela, un encuentro en el que autoridades, médicos, beneficiarios, personal de la Fundación y de las corporaciones médicas expresaron la necesidad de difundir y hacer llegar a los profesionales más jóvenes la labor y ayudas en materia de protección social de esta Fundación


Santiago de Compostela  medicosypacientes.com/S.G.

El acto contó con la participación del presidente del Consejo Gallego de Colegios Médicos, Dr. José Luis Jiménez Martínez; y el vicesecretario de la OMC y FPSOMC, el Dr. José María Rodríguez Vicente. El Director General de Asistencia Sanitaria del Servicio Gallego de Salud (SERGAS), Jorge Aboal, fue el encargado de clausurar la celebración. La parte más humana del encuentro recayó en las intervenciones de Juan Correa, responsable de la gestión de las prestaciones de la FPSOMC en el Colegio de Médicos de A Coruña; Dr. Álvaro De Castro, huérfano de médico y beneficiario de la FPSOMC en Ourense; y Dr. Fernando Cuadrado, huérfano de médico también y beneficiario en A Coruña.
 
La celebración estuvo acogida además por el vicepresidente primero de la FPSOMC y OMC, Dr. Tomás Cobo; los presidentes de los Colegios de Médicos de A Coruña y Lugo, los doctores Luciano Vidán y Manuel Boquete, respectivamente; la directora técnica de la FPSOMC, Nina Mielgo; el decano de Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela, Dr. Julián Álvarez; y el presidente de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia, el Dr. José Carro.
 
El Dr. Jiménez Martínez inició el turno de intervenciones poniendo en valor la existencia de la Fundación “a la que pertenecen médicos de toda España” y cuya misión consiste en atender y dar respuesta, complementariamente al sistema público, a las necesidades más inmediatas y básicas de naturaleza social, educativa y de salud de los miembros de la profesión médica y sus familias, a través de prestaciones, programas y servicios que les permitan afrontar de manera integral los posibles riesgos en materia social.
 
Tras señalar el compromiso de los médicos de Galicia para apoyar y ayudar a sus compañeros “en momentos difíciles” expresó su “orgullo” y disposición para “seguir manteniendo” esta Fundación entre todos.
 
La Fundación nació en 1917 con la misión de aunar la solidaridad de todos médicos españoles hacia compañeros o familiares en situaciones de especial vulnerabilidad social. Para el Dr. Rodríguez Vicente durante estos 100 años han sido muchos “los que han podido salir adelante” gracias a las ayudas de la Fundación, que no solo contemplan prestaciones para huérfanos de médicos, como en su origen, sino dispone de prestaciones asistenciales, educacionales, para la conciliación de la vida personal, familiar y profesional o para la salud del médico.  “Las circunstancias cambian y la sociedad también, la Fundación ha sabido adaptarse a las nuevas necesidades”, explicó.
 
Agradeció a todas las personas que han hecho posible la existencia de la Fundación desde el personal de los Colegios de Médicos “que con su labor la han hecho más grande” hasta todos los médicos que la han mantenido con sus aportaciones solidarias. “Tenemos la satisfacción de que, si algo ocurre, nuestra familia o la de nuestros compañeros estará protegida por la Fundación”, matizó. 
 
El Dr. Cobo, en un acto posterior a la celebración, manifestó que merece la pena “estar al lado de los más frágiles” y recordó que son 14 millones de euros los que se destinan a 3.000 beneficiarios al año.
 
Juan Correa: “Muchas personas necesitan la Fundación para sacar a sus familias a adelante”
 
Atender, escuchar y ayudar a los médicos y sus familias cuando se encuentran en “momentos difíciles” tras la aparición de una enfermedad o muerte de un ser querido ha sido, durante 41 años, la labor de Juan Correa, encargado de gestionar la protección social de la Fundación desde el Colegio de Médicos de A Coruña. Ahora, a punto de jubilarse y después de haber vivido “situaciones duras” e incluso “llorado” al lado de los beneficiarios manifestó la “enorme satisfacción” y “gran recompensa” que supone ver como personas a las que ayudó “han salido adelante” gracias a las ayudas.
 
Tras resaltar la importancia de esta Fundación que proporciona “una ayuda inestimable”, expresó su preocupación de que muchos jóvenes desconozcan su labor. “Tenemos que esforzarnos desde los Colegios de Médicos para difundir a los más jóvenes esta Fundación y concienciarles para que colaboren con ella porque muchas personas la necesitan para sacar adelante a sus familias”, manifestó.
 
El Dr. Álvaro de Castro contó como al quedarse huérfano con 8 años tras morir su padre, médico colegiado en Ourense, pudo contar con ayudas para continuar sus estudios, que le permitieron hacer desde música en el conservatorio hasta la carrera de Medicina. Años más tarde su madre murió y durante 15 años recibió el apoyo de la Fundación a través del Colegio de Médicos. “La ayuda de la FPSOMC es indispensable. Uno no sabe lo que tiene hasta que lo vive en sus propias carnes”, señaló.
 
El Dr. Fernando Cuadrado se quedó sin su padre, médico en A Coruña, cuando tenía 3 años, y sus hermanas 5 y 1 años. “Significó mucho que los compañeros médicos nos ofrecieran una ayuda económica mes a mes a cada uno de nosotros que permitió allanar los gastos de nuestros estudios”, explicó.  
 
Los tres pudieron estudiar una carrera universitaria. Él, Medicina y sus dos hermanas, Arquitectura e Ingeniería. Destacó el “apoyo” no solo económico que su madre recibió para “sacarlos adelante”. “Gracias. Hoy somos lo que somos, hemos alcanzado nuestros objetivos y no tuvimos una infancia traumática gracias a estas ayudas”, aseguró el beneficiario quien expresó la necesidad de hacer llegar a los jóvenes que estas ayudas “son muy importantes”.
 
Por último, Jorge Aboal puso en valor la labor de la Fundación durante estos 100 años que ha consolidado “el valor de solidaridad”, algo que, a su juicio, forma parte del “ADN de los seres humanos” y del “instinto” de cuidar a los demás. “Más de 3.000 personas ayudadas por esta Fundación al año demuestran que es una realidad que apoyar”, señaló.

Pie de foto1: De izda. a dcha.: Dr. Boquete, Aboal, Dr. Cobo, Dr. De Castro, Dr. Cuadrado, Correa, Dr. Vidán, Dr. Rodríguez Vicente y Dr. Jímenez Martínez